Norman Barrios

“Con mi familia vivíamos en un área donde había mucha delincuencia, y mi mamá no quería que creciéramos en ese ambiente. Por eso ella quiso inscribirnos en danza, en música o en diferentes ramas del arte. Inicié mis estudios en danza a los 9 años y para ese entonces ya todos mis hermanos mayores estaban inscritos. Creo que las artes y la danza fueron una salvación y una salida para todos nosotros.

Yo estudiaba en un instituto para varones, y cuando ingresé a la Escuela Nacional de Danza había 60 niñas y 2 niños. Fue impactante el cambio que sentí de estudiar solo con hombres, a que en la Escuela de Danza fuera casi el único varón.  Yo sabía que no podía ir a decirles a mis amigos del instituto que también estaba estudiando ballet, porque era seguro que me iban a molestar. Entonces jamás hice comentarios acerca de eso.

Conforme iba creciendo, fui madurando y así empecé a tomarle el gusto a la danza. Me di cuenta que esos eran puros prejuicios y que hacer danza no tiene nada que ver con la orientación sexual de cada persona. Me sentí totalmente seguro de decir que hacía ballet sin temor de las burlas que pudieran venir.

El esfuerzo y el trabajo duro me han llevado a representar a Guatemala a nivel internacional. Es muy difícil y tienes que ser muy bueno para poder sobresalir en el extranjero. Sin embargo lo he logrado con mucho empeño. Cuando llegué en el 2010 a Guadalajara, yo tenía un mes de haber ingresado a una compañía y ya me ponían a hacer papeles de solista. También me seleccionaron para realizar una gira en China.

Siempre he estado orgulloso de ser guatemalteco. Gané un premio importante en una competencia de danza para un Reality Show en México, pero no recibí el apoyo de la gente de mi país. Es triste ver que, a pesar del esfuerzo que algunos realizamos para poner el nombre de Guatemala en alto, a mucha gente no le importa o no le da el valor que merece. Se prefiere ver futbol y otros deportes que generan más audiencia y son más populares. Y lo mismo pasa con todas las artes en general.

A pesar del poco apoyo que recibí, nunca me desmotivé e hice mi trabajo lo mejor que podía. Regresé a Guatemala por voluntad propia para poder hacer mis proyectos personales. Me gustaría empezar a entrenar a más gente para compartir todo lo que he aprendido. Pienso que no te sirve de nada el hacer tantas cosas buenas, si no las puedes compartir. Tuve la oportunidad de dar clases en México y siento que es algo que realmente me apasiona.

Quisiera que más gente se animara para hacer danza. Es una oportunidad que realmente puede cambiar tu vida y te puede dar muchas satisfacciones.”

 

Norman Barrios

 

Fotografías de Dance Statement por Karla Álvarez

Related Post

Write a comment

A %d blogueros les gusta esto: