Victor Ellington

Victor Ellington

“Dicen que la danza, como definición, consiste en realizar movimientos corporales al ritmo de la música. Pero luego descubrí que también puedo moverme sin ella. Es un privilegio tener la posibilidad de bailar como si el mismo cuerpo fuera mi instrumento.

Yo siempre fui alguien al que le gustaron mucho los deportes. Trataba de estar en todas las actividades deportivas del colegio y fue ahí donde se dió la oportunidad de recibir clases con un maestro que me enseñó algunos movimientos de Hip Hop. Tenía 15 años y vivía en Puerto Barrios.

Youtube fue la primera herramienta que utilicé para aprender a bailar. Copiaba algunos pasos y memorizaba secuencias de movimiento. Estuve estudiando de esa forma durante tres años hasta que me gradué del colegio y descubrí muchas otras formas de aprendizaje. Luego tuve que mudarme a Chiquimula y me surgió la inquietud de buscar algún lugar que me permitiera tomar clases de danza.

En esa temporada tuve algunos inconvenientes en mi casa. Entonces decidí tomar el riesgo de iniciar un nuevo camino por mi cuenta. Se me presentó una oportunidad para participar en un proyecto de modelaje en la ciudad capital y decidí mudarme. Desde entonces, todo ha sido un proceso de constante aprendizaje.

Tuve la dicha de conocer a muchos maestros de danza que quisieron aportar a mi formación. Fue entonces cuando me di cuenta que todo lo que aprendí por mi cuenta no era nada en comparación a todo lo que me hacía falta. En los últimos años he recibido clases en distintas academias. Aprendí danza contemporánea, jazz y un poco de ballet. Se fueron presentando oportunidades laborales para participar en coreografía para las tuve que aprenderme todo muy rápido para poder participar.

Hoy en día me enfrento a muchos retos. Los bailarines estamos rompiendo con los moldes tradicionales que la sociedad nos ha impuesto. Además de luchar con eso, es triste saber que estas dificultades no solo las encontramos en nuestro circulo familiar; también las encontramos dentro del medio artístico, con los mismos compañeros bailarines. Nos ponemos obstáculos cuando sólo criticamos y no colaboramos con otros.

Algo importante que he aprendido en este camino es, que si algo no te cuesta, no lo valoras. Hace cuatro años no imaginaba el avance que iba a lograr. Ahora que veo hacia atrás, estoy muy agradecido con todas las personas que me dieron la oportunidad de crecer y perseverar en este medio.

La vida diaria es como una coreografía. Podemos imaginar todas nuestras actividades cotidianas como una danza. Estamos bailando todo el tiempo aunque no tengamos la consciencia de que lo estamos haciendo. Para mi, bailar simplemente es vivir.”

– Víctor Ellington

 

Fotografías de Dance Statement por Karla Álvarez

 

 

 

Related Post

Write a comment

A %d blogueros les gusta esto: